¡Atención padres! Este es el paso a paso para el regreso al colegio

colegio.jpg

Jardines infantiles y colegios privados tendrán actividades lunes, martes, miércoles, viernes y sábado, en el horario que prefieran, pero en jornadas que no superen las cuatro horas. Las clases las dictarán profesores entre los 18 y 59 años, y solo para niños mayores de 2 años.

Además de los elementos de higiene, en su maleta el estudiante solo puede empacar los útiles necesarios. La nueva prenda del uniforme será el tapabocas, por su parte, el uso de trajes que cubran todo el cuerpo lo decide el colegio.

En la ruta

Abordo del vehículo escolar, los estudiantes deberán organizarse en una especie de zigzag que deje puestos libres.

Es importante resaltar que los niños no podrán intercambiar puestos, solo pueden subir un morral, el cual no deben abrir durante el recorrido y también se recomienda viajar en silencio.

Al llegar al colegio

En la entrada de la institución educativa pasarán por una puerta solo de estudiantes, y serán desinfectados y verificados con termómetro.

Cada colegio define cómo va a dividir los grupos para que cada salón y espacio no supere el 35% de ocupación y que los pupitres estén a dos metros de distancia cada uno.

Los descansos serán modificados con pausas activas. Adicionalmente, no habrá servicio de tienda escolar ni cafetería, y el servicio de restaurante o refrigerio será estricto con las medidas de seguridad. Tampoco están permitidas las salidas pedagógicas.

Si el colegio o jardín reporta un solo caso positivo de covid-19, toda actividad se suspende durante un mes.

En los colegios públicos funcionará de forma similar, pero a partir de la segunda semana de octubre.

“Ningún padre de familia en la ciudad de Bogotá será obligado a enviar su niño, niña o joven al colegio o a la universidad, ninguno. Es completamente autónomo y voluntario”, enfatizó la alcaldesa Claudia López.

Las instituciones de educación superior y de educación para el trabajo y desarrollo humano pueden hacer uso de su autonomía y retomar actividades presenciales mientras no se supere el 25% de la capacidad en sus instalaciones.

Para sus estudiantes o docentes mayores de 60 años o con comorbilidades, se deben diseñar medidas específicas como la revisión periódica de su estado de salud.

Así las cosas, el regreso a las clases presenciales está muy cerca, pero los padres de familia tienen la última palabra.